Primera Iglesia Bautista Fundamental Independiente de Cuajimalpa.
  ¿Sí usted muriera hoy...?
 

 

Está es la pregunta más importante que alguién le ha hecho en su vida...

Que pasaría si usted, ¡muriera el dia de hoy! ¿Esta usted seguro(a) de ir al cielo cuando muera?

Muchos piensan que con la muerte se acaba todo, pero... y ¡¡sí estuvieramos equivocados!! Sí hubiera algo más alla de la muerte.

 La Biblia, la Palabra de Dios, tiene mucho que decirnos acerca de este tema tan importante, para cada persona sobre este mundo, ya que todos un día nos vamos a morír. A Dios le interesa mucho el destino Eterno de nuestra alma.

Tenemos que reconocer cuatro cosas:

LA BIBLIA DICE...

1. Todos somos pecadores. Usted y yo hemos pecado.
Rom. 3:23 "... por cuanto TODOS pecaron, y estan destituidos de la gloria de Dios".
Stg. 2.10 "Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace CULPABLE DE TODOS".

2. Nuestros pecados tienen una paga. Si hemos pecado merecemos pagar por ello.
Rom. 6:23 "Porque la paga del pecado es la MUERTE..."
Esto es una muerte espiritual y ETERNA. La justicia de Dios demanda la paga del pecado. Ciertamente Dios es amor pero también es un Dios SANTO y JUSTO que no permitira el pecado en su presencia.
Luc. 12.5 "Pero os enseñare a quién debéis de temer. Temer a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder para echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed".

3. Dios a provisto de una Salvación única.
Jn. 3:16 "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga la vida eterna".

No murió por nosotros una religión, un santo, un ángel o una vírgen... Solo Jesucristo. Dios hecho carne, dando su vida en sustitución nuestra en la CRUZ DEL CALVARIO.

4. Ahora que usted conoce estas verdades debe de tomar una disición:
          * Recibir a Cristo como su único salvador.
          * Rechazarlo y seguir su propio camino a la perdición.

Sí, usted, desea recibir a Cristo necesita creer en el EVANGELIO. Esto es la muerte, la sepultura y la resurrección física de Jesús. Arrepientase de sus pecado y clame a Cristo por la salvación de su alma.

Rom. 10:8-13 "... Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos serás salvos. Porque con el
corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: "Todo aquel que en el creyere, no será avergonzado...porque todo aquel que invocare el nombre del Señor será salvo."

Si desea recibir a Cristo en su corazón como único Salvador de su alma, invitele a que entre en su corazón y le dé el perdon de sus pecados y que al morir (el día que esto suceda) le lleve al cielo. Creyendo lo que Él ya ha hecho por usted en la cruz y resucitar.

Digalo de esta manerá

"Dios reconozco que soy un(a) pecador(a), y que mis pecados me condenan a ir al infierno, por lo que en este día,  yo te pido que me perdones, entra en mi corazón y salva mi alma el día que yo muera. Creo en tí, que diste tú vida en la cruz del Calvario, fuiste sepultado y resucitastes al tercer día. Te acepto como mí único y suficiente Salvador. En el nombre de Jesús. Amén.

Recuerde que no son las palabras sino la fe puesta en Jesucristo, creyendo que Él ya pago por sus pecados y ha resucitado para otorgarle este perdon gratuita y eternamente.

Hagase estas sencillas preguntas y respondalas honestamente.

    1.- ¿Oró usted con fe?
    2.- ¿Aquién oró usted?
    3.- ¿Que es lo que pidio usted en la oración?
    4.- ¿Cree que Dios escucho su oración?

Sí es así, ahora que usted invito a Cristo a entrar en su corazón ¿A donde va a ir cuando usted muera? (si aun usted no sabe, le invitamos a leer nuevamente lo anterior detenidamente).

Le invitamos a que lea el siguente folleto

¡Esta fue tu Vida!

"Porque ¿ qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? Mat. 16.26

"Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir
[salvar] al hermano, ni dará a Dios su rescate (porque la redención [salvación] de su vida es de gran precio, y no se logrará jamás). Sal. 49.7-8

Vea el siguen vídeo y medite sobre este asunto tan importante como lo es la salvación de su alma. El destino de su alma esta en la desición que usted haga en vida. ¡Acepte a Cristo como su Salvador!
 

 Sí usted, ahora honestamente puede saber a donde va a ir cuando usted muera, nos agradaría regocijarnos con usted. Haganoslo saber a través de un E-mail.

Le invitamos a que lea este folleto "La desición es tuya"

Dios le bendiga y es nuestra oración que el Señor le ilumine y le de entendimiento para que usted pueda conocer a Jesús como sus Salvador personal.

Atentamente su siervo.
Pastor J. Alberto Pérez Alpízar.

 
  Copyright © 2015 IBFIC Todos los derechos reservados.  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=